Plan General de Ordenación Urbana

PGOU de Marbella

Todo lo que usted quería saber sobre el PGOU de Marbella y nunca se atrevió a preguntar… O no menos baladí, que debería usted conocer antes de invertir en una propiedad en la Costa del Sol.

Irónicamente es una triste paradoja que estando Marbella en pleno corazón de la Costa del Sol, siendo un destino turístico –o segunda residencia–, de tantos visitantes que han sido conquistados por nuestro entorno y clima, estemos aún sin un nuevo PGOU.

Tras infructuosos intentos y como resultado de la falta de acuerdo hemos visto como recientemente se ha anulado el último intento de revisión y aprobación del PGOU tras la anulación por resolución judicial del PGOU del 2010.

Esto nos obliga a seguir aún con el Plan de Ordenación del 86 en su mayoría.

¿Qué es el PGOU?

Antes de avanzar deberíamos resumir qué significa y para qué sirve el PGOU, por lo que empezaremos explicando que el PGOUPlan General de Ordenación Urbana–, es la herramienta e instrumento del Planeamiento General definido en la norma urbanística de España.

Es el instrumento básico de ordenación integral del territorio municipal a través del que se clasifica el suelo, se determina el régimen aplicable a cada clase del mismo y se definen los elementos fundamentales del sistema de equipamientos.

Toda nueva construcción debe cumplir con los parámetros y normas establecidos en el PGOU que rija el municipio donde se localice o se desee construir la edificación, ya sea de uso particular, comercial o público.

Asimismo las reformas en las construcciones ya establecidas deberán hacerse al criterio y conjunto de normativas para poder ser viablemente ejecutadas.

La problemática de Marbella

Por lo resumido es de comprender que se ha generado un taponamiento que ha paralizado la nueva construcción en Marbella. Como consecuencia se ha activado la compra/venta de viviendas ya construidas en vigencia del Plan del 86, ya que son las garantes de legalidad urbanística y en éstas son factibles algunas modificaciones y generan la tranquilidad de una normalización y legalidad amparada por el Plan General donde están inscritas y fueron registradas.

Todas las viviendas que no estén regularizadas o en vías de estar inscritas en el PGOU están peligrosamente sometidas al “limbo” y alegalidad, pues la incertidumbre de que puedan no ser inscritas las expulsa del marco jurídico, convirtiéndose en un fracaso de inversión con consecuencias legales ruinosas.

Una vivienda que no cumpla los criterios y normativas no va a poder obtener la Licencia de primera ocupación, trámite requerido y fundamental que es necesario para poder residir en la misma.

Sin esta Licencia además no se podrán contratar ni dar de alta los servicios y suministros necesarios para poner la vivienda en uso tales como agua, electricidad o gas.

Se ha intentando activar la afiliación de trámites para resolver a partir de septiembre de 2018 de unos 2.000 expedientes que fueron bloqueados por la anulación en noviembre del 2015 del Plan General de Ordenación Urbana de 2010.

Las delegaciones de Urbanismo e Industria están elaborando un informe que permita otorgar licencias de apertura provisionales (en lo relativo a comercios) en diferentes supuestos.

Inversión inmobiliaria profesional

Por todo lo comentado es indispensable confiar la tramitación de compra, reforma o construcción de una vivienda –o local comercial–, a profesionales con demostrada solvencia profesional y experiencia para ello.

Existe mucho interés por parte de inversores para la compra de propiedades pero que están contenidas por el retraso en la ejecución de la aprobación del PGOU.

En Ibermaison estamos capacitados para desarrollar todo tipo de proyectos de arquitectura, diseño y reformas, –integrales o parciales– tanto para viviendas residenciales particulares como negocios y proyectos contract.

En 2018 se han incrementado el número de licencias de apertura de establecimientos turísticos y comerciales en un 60% respecto del año anterior.

¿Comenzamos?…