fbpx

Philippe Starck

Philippe Starck

Philippe Starck tal vez sea a día de hoy uno de los diseñadores vivos más prolíficos de la historia del diseño. Es muy posible que tenga usted en su casa o haya pasado por sus manos algún objeto, herramienta o artículo diseñado por Starck. Philippe Starck es un diseñador industrial que nació en 1949. Estudió en la escuela francesa de Nissim de Camondo. En 1968 fundaría su primera empresa, con la que produjo productos hinchables y en 1969 se convirtió en el Director Artístico de la firma Cardin.

Poco más tarde, en 1974 se establecería en Estados Unidos, volviendo en el 76 a París, donde proyectaría su primer Night Club, La Main Bleu, y el local nocturno Les Bains-Douches. La empresa Starck product será fundada un año antes de la década de los 80.

Fue en esta década que Starck desarrolló la renovación de los apartamentos privados del presidente francés Mitterrand (Palais de lÉlysée, realizó el proyecto de interiorismo del Café Costes en París y del Café Manin en Tokio. Asimismo, desarrolló el proyecto de decoración del Hotel Royalton de Nueva York y proyectó los planos para los locales de la empresa de cuchillería francesa Lagouiole. Multitud de proyectos referentes llevan la firma de Stark; Teatriz y Ramses en Madrid y el Hotel Paramont llevan su nombre.

Hay también relojes como los que desarrolló para FOSSIL, los PH en su inicio, unos relojes digitales conceptuales de diseño minimal y limpio.

Stark ha diseñado de todo, desde mobiliario y objetos hasta motos como la 6,5 de Aprilia o barcos incluso como la Fiamma, desarrollado a finales de los 80 para la empresa Asahi. Hay asimismo muchos conceptos futuristas que llevan la firma de Starck que no han sido aún creados más que digitalmente y se creen concluidos.

Firmas como Kartell, Dríade, Cassina, Devon, Barovier and Tosso, film Italia o Alessi entre otras tienen en sus catálogos artículos de éxito en ventas que Philippe Starck ha diseñado. Aún con todas sus aportaciones al diseño, tal vez su objeto más icónico y referente sea el Juicy Salif (Alessi comercializa este artículo), un exprimidor y todo un referente del diseño industrial que ha generado multitud de debates. Algunos dicen que está inspirado en una araña y otros incluso en una de las naves que Alex Raymond imaginó para su héroe Flash Gordon. El hecho es que Starck ideó y planteó el primer boceto en una servilleta de papel mientras comía en un restaurante y debió exprimirse un limón en un plato de calamares.

 

Starck tiene el privilegio de tener obras suyas expuestas como referente al diseño en el MOMA, el Museo de arte Moderno. La silla La Marie (Kartell), el Juicy Salif (Alessi) , la silla Lola Mundo, la Península chair o la Dr. No (Dríade) están expuestas de forma permanente allí entre muchas otras de sus creaciones.

Nos permitimos terminar con este breve resumen del diseñador reproduciendo una sabia reflexión sobre el diseño y su aportación al ser humano que Philippe Starck planteó …

Hoy en día el problema no es producir más para vender más. La cuestión fundamental es el derecho del producto a existir. Y el diseñador tiene el derecho y el DEBER, en primer lugar de preguntarse acerca de la legitimidad del producto antes de afirmar su existencia. Según la respuesta que obtenga, una de las cosas más positivas que un diseñador puede hacer es RECHAZAR cualquier actividad. Pero eso no siempre es fácil. Sin embargo, debería hacerlo cuando el objeto ya EXISTE y funciona perfectamente. El simple hecho de repetirlo sería un acto CORRUPTO, con graves consecuencias que EMPOBRECERÍA la riqueza de la tierra y EMBRUTECERÍA las mentes de la gente… Debemos reemplazar la belleza, que es un concepto cultural, por la bondad, que es un concepto HUMANISTA. El objeto debe ser de buena calidad, satisfacer uno de los parámetros modernos clave, que es la PERDURABILIDAD. Un buen producto es UN PRODUCTO QUE DURA