fbpx

Philippe Starck: ingeniería poética.

Philippe Starck: ingeniería poética.

Confesiones de Philippe Starck, la visión de sus propios diseños:

En ningún caso creo por el mero hecho de crear. Yo no tengo imaginación para esto, no me interesa. Prefiero tomar las cosas cotidianas que todos nosotros tenemos que hacer, como lavar o mantener fuera de la casa el agua de la lluvia, y dar a estas simples necesidades una quinta dimensión, una profundidad que de la oportunidad de hablar de otras cosas.

 

Es parte de una simple proposición hacer que las personas sean más felices haciendo que su vida diaria sea mejor y devolver el sentido e interés a la vida urbana.

Yo soy todo para la economía en el sentido psicoanalítico del término, un producto adquiere obligación con un mínimo sentido. Me gusta llegar al fondo de las cosas, al punto donde no existe división posible. Cuanto más simple es un objeto más difícil es crearlo: la decoración siempre oculta algo más.

Espero no haya nada como el estilo Philippe Starck. Lo que yo veo de mi propio trabajo, cuando hay una exposición, es una cierta lógica de pensamiento y trabajo, y un modo de acción que es claramente más político que creativo.

Es una manera de hacer cosas, un punto de vista, y una especie de violencia en la acción. Es un estilo de no tener un estilo. Hace unos años sugerí el concepto del “no diseño”: el diseñador desaparecería tras una clase de memoria colectiva.

La Lámpara Miss Sissi es un claro ejemplo de ello. No se puede decir que yo la diseñé; lo hicimos todos. Cuando apareció por primera vez parecía algo totalmente reaccionario, pero pronto se convirtió en un punto de referencia. Sin lugar a dudas ha sido la lámpara más imitada del mundo.